7.10.05

Calentando motores



Estoy casi seguro de que si tenéis más de 25 tacos y os gusta mínimamente el fútbol el caballerete aquí a la izquierda no necesita casi presentación. Sí, efectivamente, es Jean Marie Pfaff, el puñetero portero belga que detuvo un penalti a Eloy en el Mundial de México 86 y que mandó a la selección española como siempre de vuelta a casita... cómo no, la eliminatoria era de cuartos.

Probablemente aquella fuera una de las últimas oportunidades en que me emocioné siguiendo a la selección, y he de reconocer que aquel día le pillé manía eterna al bueno de Jean Marie. En fin, el caso es que la selección se juega mañana en tierras belgas buena parte de sus posibilidades de acceder al Mundial del año que viene en Alemania y aunque sinceramente me la trae al pairo que se clasifiquen o no (total van a hacer el ridículo tanto en un caso como en el otro), el partido me llevó a preguntarme, por primera vez en muchos años, qué habría sido de Pfaff.

La mayoría de los jugadores de fútbol retirados acaba convertido en agente, entrenador, hombre de negocios o designador de 'Seres Superiores' (Butragueño dixit) pero alguien como Pfaff, capaz de convertirse en el enemigo público número uno para los seguidores de la selección española no podía sufrir un destino tan vulgar. Ni mucho menos.

El caso es que ayer me enteré por un amigo de qué fue del bueno de Jean Marie. Probablemente la mayoría conozca un programa de la MTV titulado 'The Osbournes' en el que el público puede ver las desventuras de Ozzy Osbourne, mítico cantante de heavy conocido entre otras cosas por arrancarle a un murciélago la cabeza de un bocado encima del escenario y que a día de hoy es un excelente ejemplo de las consecuencias del abuso de sustancias sicotrópicas... no sé si Pfaff se habrá puesto de coca alguna vez, pero quizás los golpes en la cabeza contra los postes de una portería de fútbol tienen el mismo efecto porque, lo habéis adivinado, Jean Marie es la estrella de un programa belga de 'telerrealidad' titulado, como no podía ser menos: 'De Pfaffs'.

No os aburriré con los detalles, más que nada porque reconozco no haber visto el programa, pero me parece un destino a la altura del personaje. Por lo que tengo entendido de momento se la pegó en moto en italia, vio cómo un nieto suyo (toda la familia vive en la misma mansión, desde el padre de Pfaff hasta todos sus nietos) se abría la cabeza en la piscina y parece que ahora se prepara para un multitudinario viaje a los USA. Todo ello apasionante, no me cabe duda. Casi tanto como el partido de mañana, seguro.

En fin, con esto declaro inaugurada en La Peonza una sección 'Qué fue de...'. No sé si tendrá mucha continuidad, pero por lo menos me acaba de permitir exorcizar uno de mis recuerdos de infancia y abrir las puertas a la imaginación... Os imagináis algo semejante en TVE, con Julio Alberto haciendo una demostración práctica de cómo meterse una raya de coca o Michel explicando cómo le palpó sus partes a Valderrama... sería un exitazo seguro...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Una vez leí un chiste muy bueno sobre otro Jean Marie, en este caso LePen, el líder ultraderechista gabacho. Decía que el tío tenía tan mala leche porque sus padres le habían puesto no uno sino dos! nombres de chica (era una web yankee y allí Jean es nombre de mujer). En fin, es lo primero que se me ha venido a la mente.

Carlos G. dijo...

El bueno de Ozzie... Todo el mundo se cree que era aficionado a masticar murciélagos. Como el mismo dijo, para una vez que hizo lo del murciélago pilló la rabia :)

zita dijo...

hola.ya hemos ganado,chico.

Emilio dijo...

Hay que ver los estragos que hace el tiempo en algunas personas.

De recordarle como aquel arrogante ricitos de oro que echó por tierra los sueños de gloria de mi más tierna infancia, a ver a este pedazo de gordinflas con cara de borrachete, e imaginarle haciendo el mamón en la tele para enterrar de por vida la imagen del mito...
________

Qué tal estamos, Dieguín! El otro día, en mis "deambulares" nocturnos por Bruselas, me enteré de que habías abierto este chiringuito. Y en cuanto he llegado al despacho me ha faltado tiempo para leermelo de cabo a rabo.

Que sepas que "frikeríos" inabarcables aparte, me ha resultado muy entretenido. Me gusta el concepto de la peonza...

Un abrazo, y llámame cuando quieras, que ya estoy re-instalado (y además bastante cerca de tí). Nos vemos pronto

Emilio.

Anónimo dijo...

Hemos ganado, sí, pero no estamos clasificados...

(JCuadrado)
--