25.9.07

Crónica de las XII Jornadas del Cómic de Avilés (3)

Y llegamos al jueves. Jueves que tuvo, cómo no, su rueda de prensa. Y después, a Dupuy ¿o era Berberian?) firmando y dibujando mientras esperaba una nueva entrevista. Que conste que fueron unas cuantas, sí, pero en todas (repito, TODAS) le preguntaron acerca del origen del Sr. Jean. Hay que decir, en honor a la verdad, que jamás perdió la sonrisa a la hora de responder y lo más que se llegó a permitir fue decir en un momento: 'Diego, la próxima vez que me pregunten responde tú'...



Después de tanta entrevista, una comida multitudinaria de verdad, y prácticamente sólo de autores de cómic. Si habéis venido a Avilés alguna vez en los últimos 4 o 5 años probablemente hayáis ido a comer a un restaurante llamado L'Alfarería. Por lo general en la terraza de ese restaurante caben unas 50 personas repartidas en dos mesas. La política de las Jornadas de Avilés es que primero se sientan los invitados, luego algunos miembros de la Organización (el menda, por ejemplo, que alguien tiene que traducir los menús y echar una mano para traducir si hay problemas), luego los autores que vienen por su cuenta y luego los aficionados. Por lo general hay sitio para todos... hasta este jueves. Por primera vez en mucho, mucho, mucho tiempo, no recuerdo ver aficionados sentados a la mesa. Y os aseguro que eso es absolutamente excepcional.



Por cierto, que el que está de espaldas con ese bonito gorro azul es D'Israeli...



Por la noche, eso sí, ya casi todo el mundo se dirige a la carpa. Aquí tenéis a Jorge, Rocío, Gene Ha y Pepa a punto de iniciar la convivencia nocturna en la carpa...


Claro que creo que no fueron los únicos que tuvieron esa idea...

4 comentarios:

Sportinguista dijo...

Si es que habia más gente que en la guerra, y el año que viene más!

Diego dijo...

Sportinguista

Sí que había más gente que en la guerra, sí. Pero lo curioso es que se producen más bien pocas bajas, que esto no para de crecer...

Theodore Kord dijo...

Van a tener que coger otro restaurante para los autores voluntarios, que así no cabemos todos. Y agrandar la zona lúdica de la carpa.

Diego dijo...

Ted

Vale, buena idea. ¿Le dices tú a Esad Ribic que tiene que irse a otro restaurante cuando vuelva el año que viene? ;)