18.7.06

Va de series (5): My Name Is Earl


A veces te encuentras con el libro, la película o la serie idóneos en el momento adecuado… la obra que te apetece leer/ver/escuchar. A mí me acaba de pasar con una serie llamada ‘My Name Is Earl’. El protagonista es Jason Lee, actor conocido sobre todo por su carácter un tanto gamberro y sus colaboraciones con Kevin Smith (Mallrats o Persiguiendo a Amy), y da vida a un perdedor de la más baja estofa: Earl Hickey.

Hickey es, en sus propias palabras, el tipo de tío al que es mejor no acercarse, alguien capaz de robarte hasta los calzoncillos y que un buen día gana 10.000 dólares en una de esas loterías de ‘rasca y gana’. Vive entonces los diez segundos más felices de su vida –de nuevo según sus palabras- hasta que le atropella un coche y el billete de lotería sale volando. De todos modos, ya dice la sabiduría popular que no hay mal que por bien no venga, y Hickey descubre durante su estancia en el hospital el concepto del karma. Básicamente, que si haces cosas buenas te pasarán cosas buenas, y si haces cosas malas, te pasarán cosas malas.

Armado con esa convicción, Earl hace una lista de todas las cosas malas que ha realizado en su vida y se pone manos a la obra, dispuesto a corregirlas todas. Y a partir de ahí, el despiporre. Cada capítulo (de sólo veinte minutos, pero qué veinte minutos) tiene una premisa diferente, siempre con un tema estructurador y con varias cargas de profundidad de las que no tienen desperdicio.

A Earl le acompañan en sus aventuras y desventuras su hermano, Randy, un gigante simplón que hace de contrapunto perfecto al protagonista, Catalina, una inmigrante ilegal que trabaja en el motel en que viven los Hickey, Joy, la exmujer de Earl, una auténtica víbora (e interpretada por Jaime Pressly, antigua playmate), y Darnell, el camarero negro del Crab Shack, el garito en que suelen reunirse todos, y actual marido de Joy. Con estos personajes principales y otros muchos secundarios (interpretados casi siempre por gente bastante conocida, por todo un abanico de actores de reparto de los que hemos visto en una y mil series y películas) Greg García, el creador de la serie, disecciona las capas más bajas de la sociedad norteamericana. Los White Trash, todo tipo de perdedores y parásitos entre los que hay de todo, como en botica: desde auténticos cabronazos a personas de muy buen corazón.

Gente que vive en caravanas y trailers, gente sin techo, casas que se caen a pedazos, expresidiarios, ladrones de poca monta, borrachos, sicópatas, fundamentalistas cristianos, suicidas… mil y un personajes sin aspiraciones en muchos casos y casi sin futuro pasan ante nuestros ojos, y acabamos sintiendo cierta simpatía por ellos. O, más que simpatía, empatía. Como si los clientes habituales de Moe, el de los Simpson, se convirtiesen de repente en personas de carne y hueso, en gente con la que te puedes encontrar en la calle.

Earl quiere cambiar, quiere ser mejor persona, y según van pasando los capítulos ves que poco a poco lo va consiguiendo. Y va mejorando con él a la gente que lo rodea. Y se presenta de manera creíble, nada empalagosa. Te reconcilias con el ser humano y sus defectos y carencias, con sus debilidades. Acabas de ver la serie y te quedas con buen cuerpo, de buen rollo.

Da igual lo mal que estén las cosas, siempre se puede mejorar. Creas o no en el karma, creas o no en el sueño americano, creas o no en el espíritu de superación del ser humano, con esta serie llegas a ver que sí es posible cambiar. Que se puede mejorar siempre… y al mismo tiempo te partes de risa con un humor negro, ácido, surrealista, con diálogos bien escritos, llenos de pullas y puñaladas. No sé si Earl llegará a completar algún día todas las cosas de su lista, pero desde luego puede contar conmigo mientras sigue intentándolo.

8 comentarios:

sark dijo...

Mi comedia favorita de esta temporada junto con "The IT Crowd"

El piloto es estupendo pero son capítulos como los del Año 2000, el Puesto de Perritos Calientes o, mi favorito, el del "truco para dejar a una novia" los que "crean afición".

¡¡¡Y cabe en un solo DVD!!!

Jorge Iván Argiz dijo...

Pues me estáis poniendo los dientes largos. A ver si la dan por aquí.

Diego dijo...

Sark

The IT crowd no la conozco, pero me la apunto en la lista. Y sí, hay capítulos que son de los que crean verdadera afición. Es una de las mejores comedias que he visto en muuuuuuuucho tiempo.

Jorge

La tengo en DVD con subtítulos en castellano. Recuérdamelo de cara a Avilés (porque supongo que sí que iré a Avilés) y te la llevo

[Pablete] dijo...

He oido que la sexta ha pillado los derechos, aunque miedo me da el doblaje, ya que las voces originales son la caña.

Hey Crabman!

Roy Hobbs dijo...

La verdad es que ha sido todo un descubrimiento, y está llena de detalles frikis, ¿qué me decís cuando se quedan atrapados en el depósito de agua y se ponen a cantar el "Believe or not" de El Gran Héroe Americano?

Coincido también con las opiniones sobre The It Crowd, aunque sólo han sido 6 episodios.

Un saludo

Diego dijo...

Pablete

Hey Earl. Sí, las voces son la caña, sobre todo el acento de Joy... puro Sur destilado

Roy Hobbs

Gracias por el detalle friki. A mí se me había pasado por alto lo del Believe it or not...

EmeJota dijo...

The IT Crowd tiene sus momentos, pero no me parece la rehostia.

Quizás deberían haber dejado de lado el cutre look "Father Ted", pero desde luego que tiene puntos "escojonciantes".

My Name is Earl es una perla televisiva... y lo digo con el corazón, no porque tenga miedo a que el Karma se vuelva contra mí...

Diego dijo...

Emejota

My name is Earl es de lo mejorcito que he visto en muuuuuuucho tiempo. Una de las mejores ¿sitcoms? que recuerdo

Y no, yo tampoco lo digo porque tenga miedo al karma :P