6.7.07

Llega la Semana Negra. Llega el festival lúdico cultural por excelencia. El microcosmos que vive y muere durante diez días en Gijón desde hace 20 años. Llega uno de los grandes festivales del año, y llega ya a su vigésima edición.
Vayamos por partes. Hace dos décadas y por una serie de circunstancias que no vienen al caso ahora Paco I. Taibo II y el entonces alcalde de Gijón, Vicente Álvarez Areces, se confabularon para crear algo único en el mundo, un certamen en el que la cultura sale a la calle y se pone a pasear como un caminante más. Y a tomarse un par de cervezas o un bocadillo. A ver si puedo daros una idea un poco más clara a lo largo de estos días…

El caso es que ayer aterricé, con algo de retraso, como no, en Madrid, y ya estaba Julián, uno de los chóferes de la Semana, esperando para llevarme al hotel de concentración antes de salir hoy por la mañana hacia Gijón. Cada año, curiosamente siempre un viernes a primera hora de la mañana se reúnen cientos de personas en los alrededores de la estación de Chamartín para subirse a un tren muy peculiar. Uno en el que no te piden billete y en el que absolutamente todos los pasajeros tienen el mismo destino. Uno que no aparece en los paneles informativos de la estación. Uno que sale del andén 6 (por lo menos este año) camino del Norte.



Es algo que siempre me sorprende. La capacidad para discurrir cosas nuevas de la Semana es inagotable. Y lo de fletar un tren de vía estrecha única y exclusivamente para los invitados de la Semana (este año más de 250, aunque no todos vengan en el tren) un punto genial. Durante nueve horas vamos recorriendo la meseta en dirección a Asturias, moros mezclados con cristianos, europeos con americanos, periodistas con escritores, todos con todos.

Atravesamos estación sin estación sin siquiera hacer un amago de parar. La gente en los andenes se queda mirando con cara de sorpresa (o indiferencia) al vernos pasar, sin anunciar nuestra presencia ni destino. Dentro de cada uno de los vagones se van sucediendo las entrevistas, las tertulias, los abrazos y saludos (porque esa es otra, la Semana es como un virus, una vez se te mete dentro ya es muy difícil sacárselo de encima). Y van pasando las horas mientras saludas a viejos conocidos y haces nuevos contactos.

A mediodía toca reunión con la prensa. Nueva presentación de la Semana, charla breve e informal con algunos de los invitados, apelotonados en el vagón cafetería, bien surtido de agua y refrescos… y de ejemplares de A Quemarropa, claro, el diario oficial de la Semana, fuente de información y divertimentos.

Luego las horas y los kilómetros se suceden y desaparecen. Una copiosa comida en la espicha de Mieres, sesteo en el último tramo del viaje, banda de música para recibir al tren, visita rápida a los respectivos hoteles, recepción oficial con las autoridades y luego a ese templo que es el Molinón, centro neurálgico de los kilómetros de superficie de la Semana. Esto está ya vivo, no hay quien lo pare....

9 comentarios:

Anónimo dijo...

si curraras más no tendrias tiempo para esas chorradas

fnaranjo dijo...

Don Diego, una pena que este año tampoco nos encontremos, que las cervecitas por tomar se están acumulando ya... ejem... A ver si el próximo año...

(Recuerdos a todo el mundo.)

Alejandro Caveda dijo...

Pues nada caballero, ayer no te encontré para despedirme así que aprovecho un rato libre para agradecerte tu ayuda y mandarte un fuerte abrazo. Espero que disfrutes el verano y verte de nuevo en Avilés. So long, boy.

Jorge Iván Argiz dijo...

ACTUALIZAAAAAAAAAAA

Jorge Iván Argiz dijo...

Diego, como siento que este blog haya muerto ya del todo... porqué está muerto ¿no? 12 días sin actualizar así parecen indicarlo o, al menos, un profundo coma.

Diego dijo...

Anónimo

Pues posiblemente tengas razón

FNaranjo

Y ya van unas cuantas. Luego llega usted en mal estado y me caen a mis las culpas ;)

Alejandro

Un placer, como siempre. Y en un par de meses, más

Jorge

Hecho

Jorge (2)

¡¡ESTÁ VIVO!!¡¡ESTÁ VIVO!! BWA-HA-HA-HAAAAA

Jorge Iván Argiz dijo...

JEJEJEJE

fnaranjo dijo...

Pues nada, esto hay que arreglarlo... A ver si hubiera suerte para Avilés...

Diego dijo...

Jorge

Lo dicho

Don F

Eso espero...