15.6.06

El Saló del Cómic (3)

El viernes de nuevo sol y calor, qué raro en Barcelona en esta época del año. Y de nuevo entrevistas, claro. También algún que otro paseíllo por el Salón, saludos varios a multitud de personas (incluyendo a Sark, M.A. y algún que otro adláter más) y, al final, carrerón para ir a comer antes de que empezase la mesa redonda de por la tarde. Acabé en el mismo restaurante en el que habíamos cenado la noche anterior, engullendo plato tras plato a toda prisas mientras aguantaba coñas varias procedentes de Jorge Iván, Ángel, David Escrig y Quim. Un día normal, vamos...

Lo que ya no fue tan normal fue presentarme en la sala de actos para la charla de las cuatro y media (acerca de cómics y novela negra) y encontrarme con que el único invitado extranjero (Brian Azzarello) no aparecía. En un acontecimiento del tamaño del Saló hace falta que todo el mundo en la organización sepa perfectamente cuáles son sus cometidos y cómo llevarlos a cabo, y cuando una de las piezas falla se resiente toda la estructura. Lamentablemente en este caso una de las piezas falló (concretamente la encargada de invitar primero y acompañar después a los invitados extranjeros... y falló por no llevar a Brian a tiempo a la mesa redonda) y a los que estuvimos allí a tiempo se nos quedó la cara un poco a cuadros.

En fin, que la charla empezó de todas formas a las cuatro y media, con la presencia de Paco Camarasa (el dueño de la librería Negra y Criminal, no el editor de De Ponent Mon), Andreu Martín, Juanjo Sarto, Juanjo Guarnido y el que esto escribe, que estuvo sentado como un espectador de lujo en la esquina de la mesa hasta eso de las cinco de la tarde, cuando llegó por fin el bueno de Azzarello y tocó ponerse a currar.



¿Veis alguna diferencia entre estas dos fotos?




El problema del retraso fue que no pudo dedicarse todo el tiempo que se merecía a una de las charlas más interesantes a las que he asistido en los últimos años. Autores relacionados con el género negro trascendiendo lenguajes y formatos (allí daba igual que se hablase de novela que de cine que de series de televisión) y dando sus definiciones personales, con réplicas y contrarréplicas incisivas y rápidas y un mano a mano durante unos minutos entre Andreu Martín y Brian Azzarello digno de recordar...

Breve pausa aprovechada para ir corriendo al lavabo y ahí estamos, esta vez con Jean Claude Mezieres, David Lloyd, Luis Gasca, Horacio Altuna y Juanjo Sarto. ¿El tema? Casi ni mi acuerdo porque creo que se dejó de lado con mucha rapidez, pero creo que era algo así como Cine y Viñetas. ¿El resultado? Una de las charlas más polémicas que recuerdo en bastante tiempo (aunque no tan llena de enfrentamientos personales como alguna otra que tuvo lugar al día siguiente, pero bueno). Eso sí, con un par de primicias: una, un dvd traído por Mezieres con entrevistas a él y a Moebius y dos, que en Japón están preparando una serie de animación de 40 capítulos sobre las aventuras de Valerian. A ver qué sale de eso, pero en principio, si todo va bien, estará en las pantallas de medio mundo a partir de principios de la año que viene.

Después de la charla, a correr al hotel para un cambio rápido de ropa y a la entrega de premios del Saló. La charla y la presentación algo más animadas que otros años (tampoco demasiado, no os vayáis a pensar) y los premios no los comento, que para eso están otros foros. Lo que sí hay que destacar son los dos premios populares que ganó Dolmen (por aquello de que son amigos) y el discurso de Vicente García que lanzó, sin pensar demasiado, una pulla amistosa que, afortunadamente, como tal fue recibida.



Fijaos el brillo rojo de los ojos de ese pequeño diablillo...

A partir de ahí empezó un cierto desbarre. Jorge y Ángel desaparecieron de repente mientras Enrique Vegas, Kenny Ruiz, Víctor Santos, Pere Pérez y unos cuantos más redactaban un manifiesto antigafasta salpicado de improperios y carcajadas. Varios whiskies más tarde, y tras arrasar con toda cuanta comida quedaba, conseguimos arrastrar al grandísimo Horacio Altuna hacia la Rambla. Allí recogimos a Jorge y Ángel (recién salidos del Boades, si no me equivoco) y a la gente de Dolmen (al resto del personal del stand, vamos) y fuimos hacia la Plaça Universitat a tomar un par de cacharros más (aunque a alguno ya empezaban a notársele los efectos del alcohol)



Y a lo mejor es que estoy un poco macarra últimamente, pero he aquí una imagen que es una prueba de que Vicente García NO es un polinick en internet como algunos iluminados tienen a bien escribir (y de lo de que Dolmen no paga o que los precios de los tebeos sirven para financiar las compras de originales de Jaume Vaquer casi prefiero ni hablar)



O, lo que es lo mismo, aquí tenéis a Azahara, a Rafa Morey y a MariPaz. La Dolmen People, vamos, y los sufridores que tuvieron la desgracia de escuchar nuestros desbarres (junto con Rafa Fontériz) y que tuvieron la suficiente paciencia como para aguantarnos durante buena parte de la noche.

Noche que, por otra parte, tuvo un final cuando menos peculiar. Una vez de vuelta Jorge, Ángel, Vicente, Jaume y yo al hotel, alguien tuvo a bien tratar de ir a tomar algo al bar del hall... que llevaba horas cerrado. El recepcionista, con una gran visión comercial, tuvo a bien a su vez indicarnos que si queríamos otra copa podíamos pedirla al servicio de habitaciones. Y, ni cortos ni perezosos, eso es lo que hicimos (y la consecuencia en mi caso fue que acabé dándole la brasa a Ángel y Jorge hasta cerca de las seis de la madrugada)



Os dejo hoy con una imagen definida con mucho acierto por su protagonista. Después de verla, Jaume soltó (más o menos, que la memoria falla un poco): 'Joder, como cuelgues esta imagen en el blog a ver cómo convenzo a alguien de lo dura que es la vida del editor y crítico de tebeos'. De nada, Jaume

8 comentarios:

Rafa dijo...

Juas! Al final la has publicado. Tienes suerte de no ser el heredero de Jaume, porque si no, te desheredaba...

Fdo. El polinick

Vicente García dijo...

¿De la "meada" no hablas?

Jaume Vaquer dijo...

No sé si dije exactamente eso. Pero es posible, claro. Al final del Saló yo ya funcionaba por pura inercia tras tantos días sin apenas dormir...
Pero veo que no has colgado las de Ángel preparándose para firmar un contrato con un editor...

El editor breve dijo...

Claaaaaaro.

Muy bonito.

Y el pobrecito de la habitación 207 a sufrir los ruidos de la juerga canallezca de la habitación de al lado.

Que no, que es broma. Que yo cuando duermo es como la española cuando besa; esto es, duermo de verdad. Y no me despierta ni una bomba.

Diego dijo...

Rafa/Vicente

Así me gusta, que reconozcas que eres un polinick...

Vicente/Rafa

Tío, dos comentarios en un mismo post... seguro que lo haces para que nadie sospeche (y no, de las meadas no hablo, tío capullo)

Jaume

Conste que cito de memoria (si llego a haber tomado notas sería distinto, ya lo sabes) pero creo que el mensaje era ese. Y sí que iba a colgar las fotos de Ángel preparándose para firmar un contrato, pero luego pensé que en la habitación había tres editores, que era mi cuarto y... en fin, que no quise suscitar interpretaciones erróneas...

Editor

Pero si la fiesta la hicimos para no oír los ronquidos que venían de la 207 :D

Nah, es coña, espero que no te molestásemos y gracias por la paciencia.

chuslebra dijo...

¿Que es eso de la meada? ¿No cuentas lo único interesante que te paso?
¿Volvieron a mearte la colonia?
Las malas lenguas hablan de una escobilla asesina que te obligó a ducharte a las tantas de la mañana.

Diego dijo...

Chuslebra

Nah, paso de contar lo interesante. A ver si te aburres y dejas de pasar por aquí :)

Eso sí, con lo de la escobilla me dejas a cuadros. En serio que no sé a qué te refieres. Y no sé si lo quiero saber...

Anónimo dijo...

Telefonsex Chat

PrivateCams

amateurs sex