24.8.06

Viñetas desde o Atlántico (4)

No es cuestión de eternizarse con estas crónicas, y, ya que una imagen vale más que mil palabras, hoy y mañana colgaré seis o siete cada día para ilustrar este relato de un festival. Festival que el miércoles y jueves fue bastante relajado, al menos en lo que a traducciones se refiere.

En estos días se sentaron ante el público -y no por este orden- Fermín Solís, Kim, Lorenzo Gómez, David Rubín, Antonio Seijas, Jessica Abel (que se expresa en un correcto castellano, con la suficiente fluidez como para que no sea necesaria la presencia de ningñun traductor) y el inconmensurable Ángel de la Calle. Los temas que se trataron fueron, lógicamente, de lo más diverso: desde la situación de la historieta durante la transición hasta lo que vive una autora norteamericana cuando llega a México sin tener ni idea del idioma, pasando por los avatares de las nuevas generaciones de autores en la piel de toro y las coincidencias temáticas entre diversas obras. Y, de manera indirecta, de la promoción de la historieta. [Ojo, que viene un pequeño desbarre].

La charla de Ángel de la Calle me provocó toda una serie de reflexiones. De perogrulladas incluso. No es ninguna secreto que Ángel me cae muy bien: es una dinamo de ideas e iniciativas con las que puedes estar más o menos de acuerdo, pero no se le puede negar que lo da todo por defenderlas. Y tiene muy clara la función (mejor dicho, una de las funciones) de todo tipo de Jornadas; la promoción de la historieta. Ángel no desaprovecha cualquier oportunidad que se le presente para acercar a nuevos lectores a su obra. No se trata de que haga apología de su trabajo, sino que lo presenta con la misma pasión que dedica a crearlo. Parece un concepto básico, pero a poca gente he visto asumirlo con tanta naturalidad: pocos foros hay mejores que un Salón o unas Jornadas para defender la historieta (tanto en términos abstractos como de defensa de una obra concreta) entonces... ¿por qué se desaprovechan tanto esas plataformas? ¿por qué hablar de la puñetera crisis del tebeo o de que se trata de una 'obra intimista y no sé describirla muy bien'? No creo que sea tan difícil ser positivo. No cuesta tanto decir: 'Deberíais leer mi obra porque trata temas que me interesan, porque cuenta tal o cual historia, porque es interesante, entretenida, porque os hará pensar, porque le he dedicado horas y horas, porque tendrá fallos pero también muchos aciertos porque os va a gustar -o no-, porque merece la pena'. No se trata de venderse cual timador del Oeste sino de presentar los puntos fuertes de lo que se hace. Los débiles ya se los sacarán otros, pero si ni el propio autor cree en su obra o la defiende...

En fin, el caso es que este año por Viñetas se pasaron no sólo los autores invitados sino también editores o directores de otros Salones. Sirva de muestra un botón, Jesús Moreno (Sins Entido) y Carles Santamaría(director del Saló de Barcelona), que flanquean aquí a Lorenzo Gómez




Se vino también uno de los invitados del año pasado, Enrique Ventura. No hay mejor publicidad para un Salón que esa, que alguno de los invitados de ediciones anteriores decida volver por su cuenta y riesgo... señal de que mal no se lo pasó. Aquí tenéis a Enrique con Jaime Oíza y con 'su' Groucho. Y por partida doble



El jueves llevamos a todos los invitados a una de las ciudades más bonitas que conozco: Santiago de Compostela. Y, para amenizar el viaje de los más pequeños, nadie mejor que Esad Ribic



Y una vez en mi ciudad natal, qué mejor que una visita a los tejados de la catedral. Las vistas desde allí arriba son impresionantes, un verdadero espectáculo que estuvo vetado a los visitantes hasta hace un par de años. Ahí tenéis a Matt Madden (al fondo) y a Fermín Solís sin saber ya ni a donde mirar, ni qué dibujar... tenéis también a Frederik Peeters haciendo de guía con su familia, y a Guy Delisle y Nadege (los dos puntos negros de la foto) perdidos entre las balaustradas





Y, para acabar por hoy, la clásica foto de grupo. Buena parte de los invitados y de la organización sentados en las escaleras de la Quintana.

5 comentarios:

Jaume Vaquer dijo...

¿Carles MIRALLES, director del salón de Barcelona?
Ay, ay, que no vas a repetir...

Diego dijo...

Joder... Santamaría, es Santamaría... ay, ay, ay, en qué estaría yo pensando...

Jorge Iván Argiz dijo...

estabas en pensando en NORMA
editorial, que es de donde es editor CARLES

Vicente García dijo...

¿Y porqué estaría pensando en Norma Editorial?

Diego dijo...

Jorge

Pues va a ser eso

Vicente

Porque allí trabaja Carles Santamaría, claro está...